LOS OTROS ADIOSES

Yo no quería decirte adiós

ni tampoco despedirme

con las lágrimas entrecortadas

y con mis ojos desvalidos.

Desvarío.

Tuve que decirte adiós

tuve que despedirme

con las lágrimas sacudidas

y con mis ojos perdidos.

Silencio.

¡Cuántas despedidas deben dejar de doler!

¡Cuántos dolores deben dejar de despedirnos!

Pocas palabras fueron

y demasiadas nunca sucedieron.

Y nunca sucedieron…

Y preferimos los olvidos.

Fuimos ambos buscándonos nosotros.

Seremos ambos buscándonos en otros.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s