CANTOS DE BRUMA / ANA TERESA HERTZ

NOS ACOSTUMBRAMOS A MIRARNOS…

Nos acostumbramos a mirarnos

también a entorpecernos el amor

a entorpecernos en el amor.

Fue todo lo que hicimos,

esa gloria de permanecer juntos,

esa sensación inequívoca de sentirnos juntos

con el amor insistentemente entorpecido.

Nos detuvimos debajo de la lluvia,

debajo de la lluvia de Torrentes que demanda amores y amantes e ilusiones,

y vi tu rostro debajo de la lluvia de Torrentes que era triste o era la sombra del rostro de ese amor que siempre estuvo entorpecido.

Me dijiste adiós y todo fue intempestivo

me dijiste adiós y caminaste queriéndote perder

Y anduviste torpe,

justamente eso

como nuestro amor, entorpecido.

ME ARRASTRA EL MAR A SU CENTRO…

Me arrastra el mar a su centro

como si fuera el mar amante o amorío o romance o esas espumas de besos, de sales.

Me arrastra el mar a su centro

como si fuese el amor, como si todo ocurriese en el amor.

Yo no quiero morir ahogada

ni siquiera por amor

ni siquiera en el amor.

CUANDO UNO MIRA EL CIELO…

Cuando uno mira el cielo ¿qué es lo que uno busca?

¿qué es lo que se encuentra cuando uno mira el cielo?

De niña yo contaba las estrellas y me asustaba siempre lo que estaba más allá del cielo

porque allá arriba sólo hay silencio y todo el orden y todo el verbo.

¡Qué belleza! me decía yo, sería llegar a ver el rostro de Dios.

¡Qué belleza! me decía yo, sería poseer en la mano todas las estrellas

y todo el orden

y todo el silencio,

el verbo.

Autor: Ana Teresa Hertz (1890-1939).
Nació en Torrentes en 1890 y cursó sus primeros años de escuela en el Colegio Gloria de Torrentes, ubicado en la actual zona de La Polvoreda. Sus escritos la colocan en el romanticismo y hasta el momento se conoce únicamente el texto Cantos de Bruma el cual contiene únicamente treinta poemas. Ana Teresa Hertz tuvo una correspondencia amplia con Horacio Quiroga pero sus herederos no han otorgado ni el permiso ni todo el compendio epistolar para su publicación en formato editorial. Murió en el año 1939 a causa de un infarto en el barco que se dirigía a Montevideo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s