Escribir es esa renuncia a la muerte

Escribir es esa renuncia a la muerte

aunque quisiéramos poseerla…

es esa soledad con infinitas voces

que nos visitan de vez en cuando

que nos acechan amándonos.

Escribir es ser muchos en un sólo cuerpo

y por ende es sufrir lo de muchos en ese único cuerpo

y soñar lo de muchos en ese breve cuerpo

y morir tantas veces en todo el cuerpo.

Escribir es recoger los pedazos del pasado

y en el intento de rearmarlo

unos se pierden, otros se adornan

otros adquieren otro color, otros se destrozan.

Escribir es saber que vivir no es la realidad única

es muchas realidades tan alejadas y tan próximas

es irse desesperadamente lejos intentando siempre no volver

fracasando siempre, regresando.

Escribir es eso: irse en solitario

y también es eso: volverse en solitario.

 Escribir es la insistencia de vivir

es esa resistencia apasionada creyendo

que el alma nos habita tanto

y que todo permanece porque en todo se ama

en todo se sufre

en todo se muere

y nos volvemos al verbo

donde todo inicia

donde todo se continúa.

Un comentario sobre “Escribir es esa renuncia a la muerte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s