Una mañana en la que ocurren los olvidos involuntarios…

Una mañana en la que ocurren los olvidos involuntarios.

Una mañana que decrece ausencias

ausencias que se vuelven insignificantes

invisibles,

casi nulas.

Antes, una noche.

Una noche donde el cuerpo es una crisálida

en la que subyace el acontecimiento insólito de la vida

la vida que es volver a despertar en un instante

un instante único e infinito

un infinito en el despertar en ese instante.

Y aquí, una mañana

una mañana de silencios y sosiego

esa otra tranquilidad antes arrebatada

que ahora me pertenece

que nunca me dejará morir.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s