REFLEXIONES PARIAS

Todo el tiempo es este enojo incontrolable

esta furia creciente que no cede, que se extiende.

Todo el tiempo es la alerta constante

la tristeza detenida siendo nudo

y los gritos internos que siempre ahogan.

Soy un arma en mí,

siempre el deseo insistente de arrebatarme la vida

pero es tan difícil… es tan difícil.

¿Por qué mis frustraciones se transforman en neblina para no observar la vida

para no apreciarla ni quererla

para pensar en no merecerla?

Siempre habita en mí un irrefrenable deseo de desaparecer

de no estar más

de callar mi mente que me devora

que me asfixia hasta inmovilizarme.

Pero también todo me detiene a despedirme

la vida misma me conmueve tanto que quisiera no abandonarla

que quisiera nunca abandonarla.

Soy un arma sin filo, sin gatillo, sin pólvora alguna,

soy una fracturada esperanza

soy la ausencia de matarme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s