Mane

Mane, eras tú en los libros de Onetti, eras tú corriendo como desesperada en los museos porque decías que te parecían odiosos, aburridos, les llamabas los somníferos cuando te cansabas frente a una escultura, a una pintura o a un pedazo de basura con una placa de arte. Recuerdo que decías ¡esto es tan sufrible, … Sigue leyendo Mane